Accede Mi espacio
suscríbete al boletín

'Willow Creek', mucho más que 'metraje encontrado'

03/08/2016-Películas recomendadas, Películas de culto, V.O.D. 'Willow Creek', mucho más que 'metraje encontrado'
Desde 1999, cuando se estrenó El proyecto de la bruja de Blair, el llamado found footage se puso de moda, técnica narrativa que hacía pasar el material ficticio como real, como encontrado casualmente y expuesto para dotar a la historia de un halo de realidad. Los falsos documentales, que ya existían desde hacía décadas, se vieron alimentados más si cabe por el procedimiento y, sobre todo, el cine de terror. Tiene, en gran medida, cierta lógica que fuera este género el que más provecho sacase de ello: la posibilidad de que lo visto en pantalla sea real puede aumentar el impactor de terror.

El abuso del procedimiento convirtió una buena idea en un simple recurso repetitivo que, sin embargo, ha tenido en algunas películas un tratamiento más personal y diferente, como en la brillante The Sacrament, de Ti West, La visita, de M. Night Shyamalan, Troll Hunter, de Andre Ovredal, Monstruoso, de Matt Reeves, Paranormal Activity, de Oren Pell, El diario de los muertos,de George A. Romero o The Bay, de Barry Levinson. Y, entre ellas, habría que incluir Willow Creek, de Bobcat Goldthwait, película que, sin disfrutar de un gran reconocimiento, se encuentra entre las mejores aportaciones a partir del metraje encontrado y, sobre todo, porque en su conjunto supone una película magnífica.



Una pareja viaje hacia los bosques de Willow Creek en busca del sasquatch o bigfoot para reemprender unas grabaciones que años atrás otros exploradores realizaron y que, al parecer, venía a demostrar parcialmente su existencia. Alrededor de esa leyenda, la comunidad circundante ha creado una mitología de la que viven tiendas y restaurantes, pero en la que también existe una cierta hostilidad hacia el visitante.Primero veremos a la pareja entrevistar a algunos residentes de la zona, después adentrarse en el bosque tras haber sido amenazados por un hombre. Después enfrentarse a algo desconocido y que nunca vemos.

Willow Creek destaca porque no se contenta simplemente en usar el metraje encontrado, sino que el director busca crear una puesta en escena más allá de recrear una grabación casual. El uso que hace, por ejemplo, de los paisajes, del entorno, resulta sensacional para ir introduciéndonos cada vez más en un espacio aterrador. O bien, como muestra en la brillante secuencia en el interior de la tienda de campaña, usar el sonido como elemento perturbador y, en general, el fuera de campo: en la gran mayoría de las películas de metraje encontrado prima más lo que vemos que aquello que queda fuera, no es el caso de Willow Creek, que trabaja el punto de vista de la pareja para que sea exactamente el mismo que el espectador y así poder transmitir su terror.



La película de Goldthwait habla sobre las leyendas y su realidad, sobre la obsesión por descubrirlas y, a su vez, nos muestra a una pareja cuyos problemas internos van saliendo a la luz a la vez que lo hace el terror. Un terror, por otro lado, que nunca llegamos a saber de dónde procede. Es posible que se vea Willow Creek como una película más de metraje encontrado, pero si se sabe ver más allá del planteamiento superficial, se apreciará una obra llena de ideas y con un trabajo formal más elaborado de lo que puede parecer a primera vista.

Top Cines

Recaudación de la última semana
Intervalos nubosos, soleado 57% Jumanji: Bienvenidos a... 904.000 €
Soleado 83% Tres anuncios en las... 895.000 €
Intervalos nubosos, soleado 66% Perfectos desconocidos 851.000 €
Intervalos nubosos, soleado 65% El gran showman 804.000 €
Intervalos nubosos, soleado 57% Insidious: La última... 727.000 €
Intervalos nubosos, soleado 60% Ferdinand 682.000 €
Soleado 87% Star Wars: Los... 635.000 €