Accede Mi espacio
suscríbete al boletín

Recuperación en VOD: 'Los demonios', de Philippe Lesage

10/01/2018-Películas recomendadas, Películas de culto, V.O.D., Crítica Recuperación en VOD: 'Los demonios', de Philippe Lesage
Los demonios, la primera y estupenda película de ficción de Philippe Lesage, arranca con un grupo de niños bailando, moviéndose de manera frenética al menos. La cámara se mueve alrededor de sus cuerpos y rostros mientras la música, que sin ser agresiva sí posee una fuerte sonoridad, junto a las imágenes, crea ya extrañeza alrededor de los niños, en especial, del protagonista de la película, Félix (Édouard Tremblay-Grenier), un joven a punto de entrar en la adolescencia.

El joven Félix se enfrenta a una situación compleja. Sus padres no mantienen un matrimonio tranquilo, como demuestra una secuencia en la que discuten, una de las mejores de la película, por su crudeza y por su inmediatez; percibe la posibilidad de que su padre sea infiel con la madre de un amigo que, como vemos en una extraña imagen, limpia desnuda la casa. Por otro lado, siente atracción por su profesora, Rebecca (Victoria Diamond), deseo que acaba dando salida a través de un juego sexual con otro niño y que conducirá a Félix, en tercer lugar, a otra problemática: sus dudas acerca de su sexualidad. Lesage plantea un relato, de alguna manera, inscrito en las historias de iniciación juvenil jugando con elementos narrativos que no suponen novedad pero que el cineasta canadiense trasciende a través de la puesta de la escena, de la creación de unas imágenes de gran elegancia formal pero que esconden lo insano y lo inquietante.



Los demonios se construye, hasta un determinado momento, a través de la mirada y el punto de vista de Félix, de ahí que Lesage mueva la cámara siempre con atención a cómo mira y creando imágenes a partir de su mirada. La inquietud del joven hacia su entorno acaba conformando una visión de la realidad sombría, temerosa dado que no la entiende y sobrepasa. Mediada la película, además, surgirá un contexto que amplia esos miedos: la desaparición en la zona de niños, lo cual llevará a un cambio de punto de vista en la película que ofrece, además, algunas secuencias verdaderamente perturbadoras por su sencillez, por mostrar cómo el peligro no se encuentra en lo deforme, sino que puede provenir de una figura hasta entonces no solo cotidiana y casi familiar, sino tan adecuada a la sociedad que es imposible percibirla. Pero está ahí. Lesage lleva a cabo una puesta en escena que revela una frialdad expositiva y de acercamiento a los personajes y a la historia que permite a su vez momentos de gran humanismo, como todo lo relacionado con Félix y sus dos hermanos mayores.



El cineasta canadiense, sabedor de que trabaja un material argumental sencillo en su superficie, aunque complejo en su interior, apuesta en dejar que sean las imágenes y la atmósfera creada las que vayan creando la oscuridad, a pesar de la luminosidad de la fotografía, para conseguir que aquello que anida bajo una aparente normalidad sea desvelado mediante el trabajo visual, con planos fijos alargados en ocasiones hasta lo extenuante, con planos secuencias con movimientos laterales de cámara que crean incomodidad al moverse sobre la superficie de lo cotidiano que, sin modificar ésta, transmiten siempre la sensación de que bajo esas figuras en apariencia banales, simples, se esconde siempre un peligro. Porque, los demonios a los que hace referencia el título, no son otros que aquellos que acechan, desde diferentes perspectivas, y sin necesidad de manifestarse en todo momento, al niño, y por extensión, a la infancia.



Hay en Los demonios, además, una dialéctica conformada entre unas imágenes de gran belleza formal y lo siniestro que aguardan en aquello que sugieren, casi siempre en un plano invisible. Y esto es posible a que Lesage se ha tomado muy en serio la construcción de las imágenes en todo momento, cuidando cada plano, dejando que respire la imagen en ocasiones hasta la turbación. Y no porque lo que veamos sea molesto, ni mucho menos, sino porque lo cotidiano se presenta amenazador desde su familiaridad. Hay algo perverso en Los demonios más allá de lo que cuenta, debido a cómo lo hace. Un plano fijo de un hombre en un coche con un niño es más perturbador por intuir lo que puede pasar que lo que estamos viendo. Y aun así, no supone lo más chocante de una película sorprendente en todos los aspectos, no exenta de ironía en su sutilidad, que consigue que la mirada de un niño nos revele mediante las imágenes un mundo amenazante y extraño.

Israel Paredes

Top Cines

Recaudación de la última semana
Intervalos nubosos, soleado 57% Insidious: La última... 1.028.000 €
Intervalos nubosos, soleado 66% Perfectos desconocidos 999.000 €
Intervalos nubosos, soleado 57% Jumanji: Bienvenidos a... 927.000 €
Soleado 87% Star Wars: Los... 878.000 €
Intervalos nubosos, soleado 65% El gran showman 857.000 €
Intervalos nubosos, soleado 60% Ferdinand 565.000 €
Soleado 86% Coco (2017) 501.000 €