Accede Mi espacio
suscríbete al boletín

Estreno en VOD, 'Daguerrotipo', de Kiyoshi Kurosawa

13/11/2017-Películas recomendadas, V.O.D., Crítica Estreno en VOD, 'Daguerrotipo', de Kiyoshi Kurosawa
Stéphane (Olivier Gourmet), es un ex fotógrafo de moda que trabaja obsesivamente en una antigua técnica fotográfica del siglo XIX que, según cuentan, ha dado vida eterna después de la muerte a las almas de las personas cuya imagen ha capturado. Jean (Tahar Rahim) es un joven desesperado por hallar inspiración en su vida y se convierte en asistente de Stéphane. Al poco de conocerla, se siente cautivado por Marie (Constance Rousseau), la única hija de Stéphane y  quien le sirve de modelo para sus daguerrotipos, de alguna manera, sustituyendo la figura de su madre, quien se ahorcó años atrás. Pero tras una noche en la que Marie sufre una caída por las escaleras, la diferencia entre imagen y realidad se volverá mucho más difícil de descifrar.

El veterano director japonés Kiyoshi Kurosawa se ha convertido en los últimos años en uno de los exponentes del género fantástico -aunque puntualmente haya tocado otros géneros- más singulares y sugerentes en cuanto a su tratamiento tanto visual como argumental. Quizá sea de los directores que más han hecho en el cine contemoporáneo por ir más allá de los tropos y arquetipos del fantástico para desde el tratamiento formal ahondar en las siempre abiertas posibilidades del género. Aunque en sus inicios, durante los ochenta y los noventa, haya tratado otros géneros, y, recientemente, probado con gran acierto en el drama, lo cierto es que Kurosawa destaca por una concepción del fantástico muy particular a través del cual consigue unas imágenes propias e intransferibles que parecen mostrarlo lo de siempre y, sin embargo, esconden siempre nuevas miradas, diferentes acercamientos.



Daguerrotipo supone la primera producción del director fuera de Japón, algo que, sin embargo, no ha supuesto una variación muy marcada para el resultado final de una película magnífica que plantea un relato de fantasmas que va desarrollándose de manera lenta, que no morosa, del mismo modo que los daguerrotipos de Stéphane, los cuales necesitan de un tiempo determinado para capturar la imagen de los retratados. A través de tres personajes, Kurosawa construye una intrigra que tiene tanto de relato de fantasma como casi de resonancias vampíricas, con esos daguerrotipos que retratan como si absorbieran parte de la vida de quienes posan durante largas sesiones, inmóviles ante una cámara que observa y recoge una realidad que duplica y, quizá, suplanta. Porque Daguerrotipo habla de la imagen, de su dualidad, de su cariz fantasmal, regresando a una idea sobre la fotografía, y, por extensión, del cine, que el cineasta japonés intenta trasladar a su película, en tanto a mostrar el cine, las imágenes, como algo más que una simple reproducción de la realidad. Una nueva esfera, una nueva realidad que podría convivir con lo que conocemos como lo real.



También la historia de una obsesión, de una locura, de una pérdida de la razón a la hora de poder trazar una clara diferencia entre realidad y fantasia, que tiene ecos de un romanticismo puro, de raigambre gótica, en el sentido más específico de la palabra y más puro, que las imágenes de Kurosawa transmite con su elegancia y belleza, trabajando el plano para que cada elemento tenga relevancia en su interior y en relación al conjunto. La posible maldición de la casa y su contrastre con una contemporaneidad que concibe la mansión de Stéphane como mero vehículo crematístico, algo que hará que Jean urda un plan con consecuencias inesperadas para él, crean un relato extraño, lleno de contrastes y en el que habitan, en las imágenes de Daguerrotipo, diferentes registros dentro del género aunados en un todo en el que cada pieza encaja en un sentido, a su vez, dramático de gran contención en todos los sentidos, dejando que lo fantástico e, incluso, melodramático, vaya naciendo de la puesta en escena. Sin estridencias, con una elegancia e imaginación que denotan, en Daguerrotipo, que Kurosawa rinda homenaje, más silencioso que evidenciado, a una forma de cine que no reniega en absoluto su tiempo, pero que a su vez pretende violentarlo con su puesta en escena. De nuevo, como manera de trabajar lo fantástico en una película de gran singularidad y belleza que, por desgracia, no ha reibido, más allá de ciertos festivales y circuitos críticos, la atención que merece.

Top Cines

Recaudación de la última semana
Soleado 77% Thor: Ragnarok 970.000 €
Intervalos nubosos, soleado 56% El secreto de... 883.000 €
Intervalos nubosos, soleado 61% Feliz día de tu muerte 799.000 €
Intervalos nubosos, soleado 61% Oro (2017) 587.000 €
Intervalos nubosos, soleado 63% La librería 437.000 €
Intervalos nubosos, soleado 62% Annabelle: Creation 268.000 €
Intervalos nubosos, soleado 40% Deep 259.000 €