Accede Mi espacio
suscríbete al boletín

Estreno en VOD: 'Bushwick', de Jonathan Milott, Cary Murnion

07/02/2018-V.O.D. Estreno en VOD: 'Bushwick', de Jonathan Milott,  Cary Murnion
Lucy (Brittany Snow) llega a la estación de metro de Bushwick junto a su pareja cuando una voz desaloja a todos los pasajeros, quedando ellos solos en el andén. Cuando intentan salir a la superficie, descubren que algo está sucediendo al escuchar disparos. Lucy quedará sola en el que fuese su barrio y tras correr por las calles para alcanzar la vivienda de su abuela, se cruzará en su camino con Stupe (Dave Bautista), un conserje de edificio y ex militar, con el que se lanzará a la calle mientras un grupo paramilitar asesina a los vecinos del barrio neoyorquino.

Cary Murnion y Jonathan Milott realizaron en 2014 Dulces criaturas, una comedia de terror que mezclaba cine universitario con pandemias zombis con un claro sentido de cine B, jugando con poco presupuesto y sacando partido mediante la puesta en escena de esas condiciones. Algo que vuelven a repetir en Bushwick, si bien en este caso no hay atisbo alguno de comedia pero sí, como en la anterior, de un trabajo por parte de los directores en los contornos del cine de género, o, incluso, del subgénero, con una cinta de acción que posee mimbres de terror por su planteamiento a la par que se adentra en la supervivencia de dos personajes en un contexto cuya naturaleza deben averiguar para saber qué está pasando. Con un claro componente de mirada política, Bushwick posee, además, una apuesta formal que puede resultar algo fallida en su conjunto pero que supone un interesante intento de introducir un lenguaje cercano al videojuego en pantalla que sirve, a su vez, para tapar, o intentarlo, algunas carencias de producción.



Bushwick, en general, es una película que puede parecer que pretende ser una suerte de superproducción de acción, al menos su inicio parece indicarlo levemente. Sin embargo, resulta obvio al poco de arrancar de que no solo no es así, sino que además estamos ante una película pequeña y que pretende, además, serlo de alguna manera. Centrada en Lucy y Stupe, la cámara comienza siguiéndola a ella por las calles hasta el encuentro en el sótano de un edificio con Stupe; después, seguirá a ambos por su periplo callejero en busca de huir de un barrio convertido en sitio de guerra. A su alrededor, quedan los disparos, las casas y coches ardiendo… el contexto/paisaje bélico no se desdibuja, se sitúa en un primer plano, pero siempre marcado por el devenir de la pareja.

Murnion y Milott casi optan por una cierta abstracción narrativa hasta que comienzan las explicaciones de lo que está sucediendo: un grupo paramilitar tejano, con ayuda de otros estados sureños, han invadido el barrio neoyorquino con el fin de presionar al gobierno para conseguir la independencia; y lo que debía ser una operación rápida se convierte en una batalla abierta cuando los habitantes del barrio se enfrentan a ellos, algo que no esperaban. Los directores, a partir del guion de Nick Damici y Graham Reznick, han manifestado que Bushwick se encuentra influida por la situación actual de Estados Unidos, desde los altercados del año pasado por cuestiones raciales pasando por las políticas de su presidente, Donald Trump, y terminando con el resurgimiento de grupos supremacistas. Todo queda diluido en el contexto y bien expuesto cuando Stupe logra averiguar por boca de uno de los atacantes lo que está sucediendo, a pesar de pensar que, quizá, están ante un ataque terrorista o invasión extranjera…



Si bien todo conato de discurso político queda algo diluido en el conjunto, más expuesto que realmente desarrollado con cierta hondura, a pesar de que la idea queda definida desde esa misma abstracción que los directores intentan imprimir visualmente a la película dejando que la mera acción, que no es poco, vaya desarrollando un relato sin apenas puntos de parada (y cuando los hay supone casi lo peor de Bushwick), a lo cual ayuda la estructuración a base de planos secuencias (algunos evidentemente falsos, pero da igual) que visualmente introducen en la película referencias a un lengua de videojuego (como por ejemplo ‘The Division’) que confieren a su hiperrealismo de un aspecto extraño, irregular en su conjunto y en su ejecución, pero que esconde las limitaciones presupuestarias, y de otros tipos, de la propuesta.

Bushwick es, en general, una película más interesante por su planteamiento que por su resolución, que parecer en el fondo querer ser más de lo que es, pero que cuando asume sus limitaciones consigue trascenderlas mediante ese hiperrealismo escénico asentado en una ejecución formal que busca una adecuación en su mirada a la realidad a formas narrativas extra cinematográficas para lanzar una mirada hiperbólica al presente norteamericano.

Top Cines

Recaudación de la última semana
Intervalos nubosos, soleado 57% El cuaderno de Sara 968.000 €
Intervalos nubosos, soleado 65% El corredor del... 887.000 €
Soleado 76% Los archivos del... 637.000 €
Intervalos nubosos, soleado 67% Cavernícola 610.000 €
Soleado 83% Tres anuncios en las... 466.000 €
Soleado 83% El hilo invisible 443.000 €
Intervalos nubosos, soleado 66% C'est la vie 430.000 €