Accede Mi espacio
suscríbete al boletín

Crítica de 'La niebla y la doncella', de Andrés M. Koppel

31/08/2017-Crítica Crítica de 'La niebla y la doncella', de Andrés M. Koppel
La serie novelas de Lorenzo Silva iniciada en 1998 con El lejano país de los estanques y que tiene como protagonistas al sargento de la Guardia Civil Bevilacqua y a la cabo Chamorro se ha extendido, hasta el momento, en otras ocho entregas. En 2002 Patricia Ferreira adaptó la segunda, El alquimista impaciente y, ahora, en su debut como director, también en labores de guionista, Andrés M. Koppel hace lo propio con la tercera en La niebla y la doncella.

La saga de Silva, en pleno auge tanto literario como cinematográfico de la novela negra en sus diferentes vertientes, se presenta como perfecta para haber iniciado su traslación a pantalla, algo que otros autores, sobre todo nórdicos, han disfrutado. De hecho, la película de Koppel surge en un momento en el que el thriller español ha destacado, con mayor o menor, en los últimos años. Así, las investigaciones de Bevilacqua y Chamarro podrían ser un ejercicio más que interesante para indagar en la vertiente más popular del género. En la citada película de Ferreira, que quedó algo varada en su momento, ya se podía presentir lo anterior, a pesar de que no acababa de dar con los elementos precisos para el género, en gran medida mostrando un problema que vuelve a revelar la película de Koppel: a lo largo de sus novelas, Silva no solo ha trazado diferentes investigaciones sino que ha ido también desarrollando a unos personajes que en ambas adaptaciones, sobre todo en la última, apenas resultan interesantes. No se sabe bien quiénes son, qué pulsiones hay en sus vidas y en su relación. Al menos, Ferreira recogía algunos asuntos expuestos en la primera novela para, así, explicar mejor las motivaciones en algunos momentos de los personajes.

La niebla y la doncella no hace pensar en un intento de hacer evolucionar la saga –otra cosa es que pueda acabar produciéndose- sino de realizar una simple adaptación que, para empezar, posee una gravedad, muy impostada, que las páginas de Silva no suelen tener. Hay en este sentido un cierto grado de abstracción, de alejamiento del original literario en cuanto a los personajes, quienes mantienen el nombre y algunas de sus características, pero al final poco importa dado que todo, incluido el contexto en el que se desarrolla la trama, queda supeditado a un simple mecanismo narrativo basado en un punto inicial y un punto final entre los cuales transcurre un largo recorrido carente de tensión y de intriga. De hecho, quien previamente haya leído la novela y conozca de antemano la resolución del caso, no encontrará nada que aporte novedad a lo expuesto en el texto literario.



Si bien el arranque parece presentar una apuesta por cierta atmósfera sombría, no es más que un espejismo como la propia niebla del inicio, dado que La niebla y la doncella pronto toma una dirección convencional y anodina, sin prácticamente ritmo y sin trabajar la intriga, de ahí que, poco a poco, el interés, al menos mínimo, por conocer la resolución del caso pierda fuerza. La historia avanza sin apenas detenciones ni desvíos, pero no es suficiente como para imprimir el ritmo necesario para crear tensión, algo de inquietud, y, sobre todo, algún tipo de atmósfera que albergue una trama que no resulta confusa, pero sí plana y, al final, carente de sentido en tanto a que los hechos acaban presentándose con demasiada premura, casi para solventar y cerrar la historia de alguna manera, casi con desgana.



La niebla y la doncella resulta desconcertante no tanto porque presente una mirada hacia los personajes y los hechos sin hondura alguna, ni porque no plantee a nivel visual, ni argumental, algo más que un relato de intriga convencional. Lo es porque no llega ni incluso a ser un digno producto comercial ni a poseer trazos de algo cercano a un cine popular inteligente ni a un cine comercial consumible. Aburrida, mal interpretada y totalmente apática a la hora de crear sus imágenes, la película de Koppel sorprende dada la producción que posee, los actores que la interpretan y la base literaria: la novela de Silva no será gran literatura, pero asumiendo sus rasgos populares sabe trabajar la intriga y crear un contexto atmosférico lo suficientemente elaborado como para hacer de su lectura una experiencia entretenida. Algo que no consigue Koppel, dado que La niebla y la doncella puede resultar aburrida debido a lo plano de su concepción del género. De alguna manera, transmite que, con los elementos puestos en juego, se creía que era más que suficiente como dar forma a una película de intriga y, de paso, a un producto comercial de cara a taquilla. Veremos esto último, pero desde luego que, retomando el comienzo, se ha perdido la oportunidad de beber de una saga autóctona que, en su interior, podía contener la posibilidad de una serie cinematográfica con conexión con el público y que, en buenas manos, incluso, ser tan popular como creativa. 

Israel Paredes

Top Cines

Recaudación de la última semana
Intervalos nubosos, soleado 57% Insidious: La última... 1.028.000 €
Intervalos nubosos, soleado 66% Perfectos desconocidos 999.000 €
Intervalos nubosos, soleado 57% Jumanji: Bienvenidos a... 927.000 €
Soleado 87% Star Wars: Los... 878.000 €
Intervalos nubosos, soleado 65% El gran showman 857.000 €
Intervalos nubosos, soleado 60% Ferdinand 565.000 €
Soleado 86% Coco (2017) 501.000 €