Accede Mi espacio
suscríbete al boletín

Crítica de 'Feliz día de tu muerte', de Christopher Landon

09/11/2017-Crítica Crítica de 'Feliz día de tu muerte', de Christopher Landon
Feliz día de tu muerte, cuarto largometraje de Christopher Landon y producida por Blumhouse, es una comedia de terror juvenil y abiertamente comercial, un entretenimiento que juega con algunos elementos constitutivos del slasher en clave metacinematográfica aunque sin olvidar en ningún momento la base lúdica de la película. Todo lo anterior es posible que no sea, dentro de ciertos cánones, suficiente como para considerar la cinta de Landon algo más que un producto de consumo rápido, pero lo cierto es que, con sus defectos, estamos ante una más que apreciable película por todos esos elementos, y alguno más.

Landon no es un director de un estilo muy elaborado ni llamativo aunque cuide, en cierta medida, sus puestas en escenas. Las interesantes Burning Palms y Zombie Camp, y la fallida Paranormal Activity: Los señalados, ponen de relieve lo anterior así como que Landon concibe el cine de una manera muy clara, planteando desde lo comercial y el género variaciones que, si bien pueden quedar en poco, poseen a la larga un cierto intento de exploración en sus tropos. Su claro concepto de unas producciones destinadas a un público particular, cuando no juvenil, podrían poner en cuestión lo anterior, si bien, en realidad, se encuentra de alguna manera intrínsecamente unido a la hora de dar validez a una filmografía, la de Landon, corta por el momento e irregular en su conjunto pero que posee un cierto interés interior de un trabajo más constante de lo que pueda parecer a primera vista.



Feliz día de tu muerte es posiblemente su mejor película, aunque tiene elementos que entroncan de forma clara con Zombie Camp en su idea de tomar, en este caso el slasher, para, a partir de un planteamiento más cómico que terrorífico, adentrarse en la construcción de dicho subgénero. Y lo hace a partir de una premisa que a priori puede parecer poco original, y en cierto modo así es, pero que funciona a la perfección para sus propósitos. Así, la joven Tree (una magnífica Jessica Rothe, quien entiende a la perfección su personaje en todos los aspectos), representa el arquetipo de la sorority girl, la víctima propicia del slasher en campos universitarios, quien tras una noche de fiesta despierta resacosa en la cama de otro estudiante. Es, además, el día de su cumpleaños y, por la noche, cuando se encamina hacia una fiesta sorpresa, es asesinada. Sin embargo, despertará al día siguiente en el mismo lugar repitiéndose absolutamente todo el día. Y así, uno tras otro. Atrapada en el tiempo y en su muerte hasta que logre averiguar, antes de ser asesinada de nuevo, la identidad de su asesino..

Desde el primer momento Tree queda bien definida: asolada por un trauma pasado que la ha convertido en una joven arisca, promiscua y sin tener demasiado, o nada, en cuenta a los demás. Características que deberá ir puliendo para conseguir, finalmente, evitar su muerte y cambiar su vida. Una vez presentado el personaje, Rothe se encarga de dotarlo de una gran personalidad en la que va creando no pocas variaciones según avanza la historia y, a la par, buscando que sea Tree el hilo conductor de la trama y, a su vez, de las imágenes. Porque Feliz día de tu muerte, en el fondo, lo que plantea es una cierta reflexión sobre el arquetipo que representa Tree dentro del slasher devenida no solo en adorno de un mecanismo de terror, sino también, y sobre todo, en centro del relato. La estructura repetitiva de la película, que, evidentemente, recuerda a Atrapado en el tiempo, sirve no solo como motor o excusa narrativa, sino también para jugar con esa figura de la víctima del slasher que, precisamente, en esa posibilidad de repetir el día, encuentra la forma de imponerse sobre su arquetipo. O, lo que sería lo mismo, sobre su destino dentro de los tropos del género.



El guion de Scott Lobdell, que ha tardado años en materializarse en pantalla, funciona muy bien a ese respecto, si bien carece de todo tipo de intriga a la hora de averiguar quién es el asesino de Tree a pesar, de algún giro narrativo. Un defecto que resta a Feliz día de tu muerte de una mayor tensión e intriga, pero a su vez tampoco resulta del todo molesto dado que, al final, lo que importa es el personaje de Tree, sus variaciones, también el tono jocoso que recorre toda la película, tomándose en serio hasta un nivel, pero asumiendo las características del producto desde el comienzo. Importa más la víctima, y las razones por las que va a morir, aunque sean intranscendentes a la larga, que quién la mata. Algo así propone ya una lectura de reconsideración del género, mediante una estructura repetitiva, que hacen pensar en la película de Landon de úna manera diferente. Que haya sido capaz, además, de realizar una obra divertida, desinhibida y, finalmente, tan disfrutable, aumenta más si cabe la fuerza de la propuesta.

Israel Paredes

Top Cines

Recaudación de la última semana
Soleado 77% Thor: Ragnarok 970.000 €
Intervalos nubosos, soleado 56% El secreto de... 883.000 €
Intervalos nubosos, soleado 61% Feliz día de tu muerte 799.000 €
Intervalos nubosos, soleado 61% Oro (2017) 587.000 €
Intervalos nubosos, soleado 63% La librería 437.000 €
Intervalos nubosos, soleado 62% Annabelle: Creation 268.000 €
Intervalos nubosos, soleado 40% Deep 259.000 €